EL NIÑO CAPRICORNIO

Si tienes un hijo Capricornio, desde su más temprana infancia notarás su extraña madurez para la edad que tiene. Los niños Capricornio son en general de voluntad enérgica y gustos definidos, pero no insisten demasiado en expresarlo. Sus reacciones negativas vendrán de la mano de su férrea voluntad y su tenacidad inquebrantable.

Es posible que si no le ha gustado el plato que le pusiste para comer y le obligaste de alguna forma a que se lo comiera, tal vez cedió, pues en principio el niño Capricornio es obediente. Sin embargo no te extrañe que cuando le quieras hacer sonreír con juegos y carantoñas te mire de una forma muy explícita, con el ceño grave y pensativo y no confíes en que esta expresión desaparezca pronto.

Es su forma de hacerte entender que no le gusta que lo fuercen, que tiene sus propios gustos y que hará un pacto contigo en la medida que tus órdenes sean lógicas y coherentes con su naturaleza pausada, meticulosa y ordenada. Si el niño Capricornio se ve excesivamente presionado es posible que se olvide deliberadamente de hacer lo que le habías encargado. Afortunadamente, por lo general no tendrás estos problemas; estos niños son concienzudos y tienen un sentido del deber que hará que revises tu conciencia sobre tus propios quehaceres.

No es este un niño que vacilará, ni se dejará llevar a crecer en la realidad de sus deseos; gateando o tambaleándose, el niño Capricornio llega decididamente al lugar que quiere alcanzar. Hasta dará la sensación de que lo organizó todo mentalmente mientras tú le cambiabas los pañales y ahora lo lleva a la práctica.

A medida que crezca, tu hijo Capricornio irá organizando su vida en una rutina, guardará sus juguetes en un determinado lugar y se quedará muy desconcertado si se los cambias o le alteras el sistema. Ya desde muy pequeños, niños y niñas Capricornio muestran un gusto decidido por la vida hogareña, no exhibiendo mucho interés en las correrías de sus compañeros más fogosos. Sin embargo, debes animarlo a practicar deportes y disfrutar de la vida al aire libre; le sentará muy bien y lo necesita.

Se inclinarán por juegos prácticos y destacarán en las matemáticas y en el dibujo técnico, serán buenos estudiantes constantes y metódicos. Su carrera futura en el ámbito de lo profesional no deberá preocuparte, ya se ocupa él desde pequeño. Es en el plano emotivo donde el niño Capricornio tendrá mayores dificultades. Su tendencia a mostrarse retraído y tímido ante los demás encubre una falta de seguridad en sí mismo, que intenta mitigar con el éxito; por lo tanto le resultará difícil abrirse a los demás y romper el hielo.

Tu hijo será considerado, correcto y cortés, pero a veces puede resultar frío. Anímale a ser más demostrativo en sus afectos, a correr el riesgo de mostrarle a los demás que los quiere y que su vida será más armónica. Ten además la seguridad de que el niño Capricornio nunca se olvidará de ti.

¡Comparte este artículo!